Autodespidos

La ley permite a los trabajadores poner término a una relación laboral si es el empleador el que no cumple con las obligaciones que le impone el contrato. En un acto en donde es el trabajador el que en buenas cuentas se despide a si mismo, situación completamente diferente a la renuncia, pues a diferencia de esta, en el autodespido el trabajador reclama el derecho a pago de las indemnizaciones legales, de forma de no perder sus años de servicio, la indemnización sustitutiva del aviso previo y otras indemnizaciones que le corresponden. Todo para lo cual se debe analizar y realizar un autodespido o demanda de despido indirecto.

Si te encuentras aburrido de tu trabajo, tu empleador no cumple con pagarte las remuneraciones, o te paga pero no en las fechas que corresponden, o no te paga tus horas extra o tus cotizaciones previsionales en la AFP, tus cotizaciones de salud en la Isapre o en Fonasa o no te paga tu seguro de cesantía. O si tu empleador incumple otras obligaciones todo contrato de trabajo y estas pensando en renunciar, no lo hagas, dado que puedes perfectamente autodespedirte, demandando a la empresa para obtener tu desvinculación sin perder las indemnizaciones que merecidamente te has ganado.

Muchas veces el empleador esta esperando que Ud se aburra y renuncie. Con ello la empresa se libera de pagarla las indemnizaciones (mes de aviso previo, años de servicio). Con el autodespido Ud se puede ir, sin perder sus indemnizaciones, dado que las demanda en el tribunal.

No dude en contactarnos para evaluar gratuitatamente (y sin compromiso) la posibilidad de autodespedirse, o demandar por despido indirecto. Contamos con Abogados altamente capacitados en la materia y especialistas en juicios sobre autodespido. De hecho por ello contamos la política de honorarios que mejor se adaptará a los trabajadores, por cuanto asumimos la representación sin costo inicial para el trabajador y Sólo cobramos un porcentaje de lo obtenido finalmente en el juicio. Todo lo que implica una seguridad absoluta para el cliente, pues los intereses de este serán los mismos que los abogados que lo defienden lo que redunda en una alta motivación para hacer un buen desempeño y ganar el juicio, obteniendo el máximo posible. Si el juicio se pierde nuestros abogados no ganan nada y habrán trabajado gratis, de modo que, como es lógico, se trabajará para evitar aquello.